domingo, 12 de septiembre de 2010

Crucero Gral. Belgrano (historia de un veterano)


HUNDIMIENTO DEL CRUCERO
GENERAL BELGRANO






Después de los impactos de los torpedos lanzados por el submarino nuclear “Conqueror” inglés al Crucero General Belgrano, gran parte del buque se calentó hasta llegar al rojo vivo. Cuando ya estaba escorado, los últimos tripulantes que quedaban en la cubierta estaban muy heridos, quemados, mutilados y sin posibilidad de ser rescatados. Mientras el buque se hundía los sobrevivientes desde las balsas observaban, como estos tripulantes cantaban el Himno Nacional Argentino… todos murieron ¿Qué razón los llevó a cantar el Himno Nacional a segundos de la muerte? Sólo el amor a Dios, al pueblo, a la patria, pudo hacer ese acto tan magnánimo.

Comenta Francisco Funes, un criollo puntano, tripulante del destructor Bouchard, buque encargado del rescate de los sobrevivientes: “…Era una desesperación buscar las balsas de nuestros compatriotas en el horizonte del mar. La situación ambiental era la siguiente: La temperatura del agua era de 30° bajo cero, las olas tenían entre 10 y 12 metros, ráfagas de viento muy fuertes. Si una persona caía al mar más de 5 minutos no podía vivir. Cuando empezamos a encontrar las primeras balsas, comprobamos que muchos de los náufragos estaban quemados, congelados, mutilados, otros habían tragado petróleo, algunos estaban comidos por la sal. Uno de los heridos que agonizaba en mis brazos, balbuceando me dijo que no le cuente a su madre que él sufrió y me dio una estampita de la Virgen de Luján para ella. No sabía el nombre de él, ni quien era la madre, a los pocos minutos murió. Yo seguí atendiendo otros heridos que estaban en un solo quejido. Pasaron algunos días y el olor que despedían los cuerpos de los fallecidos era casi insoportable, tuvimos que empezar a sepultarlos en el mar…Aún conservo la estampita de la Virgen…pero nunca sabré a quien tengo que dársela”.

El hundimiento del Crucero General Belgrano fue un crimen de guerra, un crimen contra la paz y un crimen contra la humanidad: 

-Un crimen de guerra porque el crucero no representaba ningún peligro para la flota británica.
-Un crimen contra la paz porque el presidente del Perú Belaúnde Terri había presentado ante la O.N.U. una propuesta de paz que ya estaba consensuada por la gran mayoría de los países del mundo y para romper esa posible resolución dieron la orden de hundirlo.
-Un crimen contra la humanidad porque ellos hundieron al Belgrano y no rescataron ningún sobreviviente, pudiendo hacerlo con sus submarinos nucleares.

No puedo dejar de recordar a mis amigos, a mis hermanos que murieron en combate, a Dávalos, Juan y a Ferreira, Diego, integrantes del grupo de mortero 60 mm. Al que yo pertenecía. Siempre los tendré en mi corazón. De los 13 del grupo volvimos 11, y tuvimos 2 heridos.

Nosotros no defendíamos intereses personales, ni propiedades, ni situaciones de privilegio. Defendíamos el suelo de la patria, eso era lo que defendíamos, defendíamos una fe, una cultura, una historia, que valía cualquier sacrificio. 






2 DE MAYO DE 1982 … AQUELLA TARDE MURIERON
323 COMBATIENTES EN ALTA MAR.
EN ZONA QUE NO ERA DE GUERRA 


Volveremos, Malvinas Argentinas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada