domingo, 27 de marzo de 2011

El futból sin Argentina...como seria

                                                 No creería en D10S. 
 Maradona es considerado como uno de los mejores jugadores en la historia, siendo calificado por muchos futbolistas y exfutbolistas, por periodistas y prensa en general, por personalidades, técnicos y relacionados a entes deportivos y admiradores del fútbol en general, como el mejor futbolista de la historia, asimismo ha sido catalogado como el mejor jugador de la historia de los mundiales, ha sido elegido como el Mejor Jugador del Siglo con el 53,6% de los votos en una votación oficial realizada en el sitio web de la FIFA y obteniendo la tercera ubicación en una encuesta efectuada por los miembros de la Comisión del Fútbol de esa institución y los suscriptores de la FIFA Magazine.
  La número 10 sería un número mas. 
Es el número estrella, el dorsal que de pequeños todos quisimos llevar. Una camiseta que no está al alcance de cualquiera, y, que en determinados equipos, es un todo un mito que envuelve a un jugador. Sin duda, el que lleve el 10 es el que más calidad o más peso tenga en el equipo. Se relaciona con el clásico mediapunta o mediocentro ofensivo.
Diego Armando Maradona. La camiseta de Argentina con el 10 puede ser la más pesada del mundo.

 
El "Gran clásico Mundial" quizás sería Alemania/Italia 
Las selecciones de fútbol de Argentina y Brasil han compartido una gran rivalidad que se remonta prácticamente a los comienzos de este deporte en el continente Americano. Si bien se presenta también a nivel de clubes, es aquí, cuando a los combinados nacionales respecta, donde se visualiza la mayor rivalidad.

El clásico mas antiguo del mundo seria otro
Las dos representaciones que han jugado en 103 años de competencia 174 partidos, es sin dudas el choque entre selecciones más antiguo del fútbol mundial, en el cual el combinado albiceleste se impuso en 79 encuentros con 280 goles, mientras Uruguay se impuso en 52 cortejos con 206 tantos marcados y se registraron 43 empates.
Ambas selecciones fueron protagonistas de la primera final del mundo, cuando finalmente los uruguayos levantaron la Copa del Mundo.


Uruguay vestiría los colores del cielo en su casaca. 
A principios del siglo XX, los equipos de Argentina y Uruguay competían continuamente entre si. Los equipos uruguayos sonaban con vencer al poderoso Alumni argentino, el cual entre 1900 y 1911 (fecha de disolución del club) solo perdió dos torneos. El 10 de abril de 1910, en el Parque Central, River Plate de Montevideo le gano a Alumni 2 a 1, luciendo una camiseta de color celeste porque la regular del equipo uruguayo era similar a la del Alumni. Al llegar la sexta edición de la Copa Limpton, los argentinos plantearon la posibilidad de que Uruguay abandonara el color albiceleste de su camiseta a rayas que habia utilizado en algunos encuentros, debido a que esa indumentaria había sido adoptada, oficialmente por la “Argentine Association Football League”.
   
Brasil le faltaría el respeto a todas las selecciones del mundo. 
El número de victorias desde el primer partido en 1914 siempre se ha mantenido relativamente parejo (con altibajos para ambas selecciones en diferentes períodos, pero siempre demostrando bastante equidad). Tras el último partido disputado en Doha, la diferencia es de apenas una victoria de más a favor de Argentina.

Uruguay mandaría en el continente 
La selecciones de Argentina y Uruguay son las que mas veces ganaron la Copa América, 14 para cada lado del Río de la Plata. Argentina lidera la tabla histórica de puntos.

Francia sería el único en ganar todos los títulos alabados por la FIFA. 
Argentina ha conseguido todos los títulos importantes de competencia de selecciones: dos veces la Copa Mundial de Fútbol, dos veces la medalla de oro en los Juegos Olímpicos, una vez la Copa FIFA Confederaciones y catorce veces la Copa América. En el mundo, sólo Francia, aunque en menor cantidad de ocasiones, obtuvo el logro.

La Copa Libertadores sería mas fácil de ganar 
Los clubes de fútbol argentinos son los que han logrado mayor cantidad de veces la Copa Intercontinental (9) y Libertadores de América (22). Sumando los éxitos deportivos de los representativos nacionales y los logros oficiales de los clubes a nivel internacional, el fútbol argentino masculino es el más laureado del mundo.

Y el Rey de Copas sería Peñarol 
 El club con más títulos es Independiente de Argentina, con siete ediciones ganadas.
  El "Gol del Siglo" sería menos lindo 

El gol del Siglo, también conocido como "El Mejor Gol en la Historia de la Copa Mundial de Fútbol", fue un premio al mejor gol marcado en un encuentro de finales de la copa mundial de fútbol de la FIFA. Fue decidido por una encuesta en el sitio de Internet de la FIFA, durante la Copa Mundial de fútbol de la FIFA del año 2002.
El ganador fue el segundo gol marcado para la Argentina por el jugador Diego Armando Maradona, en los cuartos de final de México 1986, un partido jugado contra Inglaterra, el 22 de junio del año 1986, en el Estadio Azteca de la Ciudad de México ante 114.580 aficionados.

Y un relator nunca hubiera llorado tanto relatando un gol 


"La va a tocar para Diego, ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota Maradona, arranca por la derecha el genio del fútbol mundial, deja el tendal y va a tocar para Burruchaga... ¡Siempre Maradona! ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! Ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta... Gooooool... Gooooool... ¡Quiero llorar! ¡Dios Santo, viva el fútbol! ¡Golaaazooo! ¡Diegoooool! ¡Maradona! Es para llorar, perdónenme... Maradona, en una corrida memorable, en la jugada de todos los tiempos... Barrilete cósmico... ¿De qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés, para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina? Argentina 2 - Inglaterra 0. Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona... Gracias Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2 - Inglaterra 0."
Nadie inventaría la "Viveza Criolla" 
La Mano de Dios se produjo a los 51 minutos del partido contra Inglaterra en el Estadio Azteca, cuando el defensor inglés Steve Hodge rechaza erróneamente el balón hacia su propio arco y, en una pelota disputada entre Maradona y el arquero inglés Peter Shilton, el jugador argentino levanta su puño izquierdo impactando el balón y convirtiendo el gol. La denominación del gol se debe a las declaraciones realizadas después del partido, cuando al preguntarle si lo había convertido con la mano respondió "yo no la toqué, fue la mano de Dios".
 Inglaterra no habría sufrido tanto 
Corría el año de 1986, y Argentina se enfrentaba a Inglaterra en cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA. Estaba a punto de hacerse historia en un partido que enfrentaba estilos y mentalidades opuestos en la caldera del legendario estadio Azteca de la Ciudad de México.
La Guerra de las Malvinas aún estaba fresca en la memoria colectiva. Argentina accedió a la semifinal. La explosión de júbilo entre los miembros de la Albiceleste al oír el pitido final demostró que el significado de ese triunfo trascendía el ámbito deportivo. 
 El futbol sería menos colorido 


Las hinchadas del mundo se quedarían sin la mayor parte del cancionero de aliento. 
Las creativas hinchadas que inventan esos respaldos sonoros y envuelven de música los estadios. Canciones de rock o tango, cumbia quizás, jingles tal vez, devenidas ahora en mensajes de aliento para los once guerreros que levantan los brazos y agradecen a su gente.
Las canciones en el fútbol arribaron a la Argentina entre 1910 y 1920. Desde aquellos tiempos en blanco y negro hasta hoy, las melodías de cancha lograron una furiosa e inimaginable creatividad, admirada y aplaudida por muchos. El ritual del canto engordó hasta un exagerado peso en la misa del fútbol. A través de él los hinchas se transformaron en un jugador más del equipo.
Los cantitos inventados en Argentina están presentes en las hinchadas de Latinoamerica, de buena parte de Europa, y hasta en Japón!.  
 


El mercado de pases estaría mas calmado  
 Hoy Argentina es el pais que mas jugadores exporta  Mientras que en 2000 571 jugadores actuaban en 32 países, en 2008 esa cantidad se había ampliado a 1095 jugadores en 63 países. Italia (194) y España (177), son los destinos más importantes, seguidos de Chile (69) y México (56). A lo largo de la historia, cinco veces las transferencias de futbolistas argentinos fueron realizados por montos que resultaron récords mundiales: Bernabé Ferreyra (1932), Enrique Omar Sívori (1957), Diego Maradona (1982), Diego Maradona (1984), Hernán Crespo (2000), solo superado por los jugadores italianos con siete récords y seguido de los brasileños con tres. 

Grandes recibimientos habría muy pocos. 
Habrían pañuelos y no telones. 


No habría una "Ciudad de los Estadios". 

Como consecuencia directa de la afición masiva al fútbol de la población argentina, existen gran cantidad de estadios en todo el país, casi exclusivamente diseñados para la práctica del fútbol. Buenos Aires, que ha sido denominada la ciudad de los estadios, posee en sus 202 km2 una numerosa cantidad de estadios, entre los que se encuentran los de River Plate (el más grande del país con una capacidad de 66.449 espectadores sentados), Boca Juniors, Vélez Sarsfield, San Lorenzo de Almagro, Huracán, Argentinos Juniors, Ferro Carril Oeste, Nueva Chicago, Atlanta, Deportivo Español y All Boys entre otros, a los que deben adicionarse los de Independiente, Racing, Banfield, Lanús, Quilmes y Arsenal de Sarandí entre los muchos que se encuentran en el Gran Buenos Aires. En la ciudad y sus alrededores existen además, estadios de menor tamaño como los de Temperley, Excursionistas, Defensores de Belgrano, Comunicaciones, Lamadrid, Barracas Central, Riestra y Sacachispas.  

La pelota moderna se hubiera inventado mucho mas tarde 
En Argentina se inventó la pelota de fútbol moderna, sin tiento, con costura invisible. El invento recibió el nombre de superball y fue realizado en 1931 en la ciudad de Bell Ville, Córdoba, por Luis Polo, Antonio Tossolini y Juan Valbonesi, dando origen a una extensa industria. En recuerdo del hecho, cada año desde 1994 se realiza en Bell Ville la Fiesta Nacional de la Pelota de Fútbol. El invento bellvillense tomó la trascendencia internacional que nunca perdería.   

Holanda no sería Virgo 
La selección de fútbol de los Países Bajos es uno de los equipos más importantes del mundo. Si bien nunca ha ganado la Copa Mundial de Fútbol, ha estado presente en tres finales de este torneo, en 1974, en 1978 y en 2010.

"Borombom bom borom bombom el que no salta, es subcampeón"
 

Alemania sería Tetracampeón 
En la final de la Copa del Mundo de 1986l, Argentina venció a Alemania 3-2, con goles de José Luis Brown, Jorge Valdano y Jorge Burruchaga.
  

México hubiera llegado a 4tos de final 
En Octavos de Final el 24 de junio del mundial del 2006, en el estadio de Leipzig, México perdió 2:1 ante Argentina, luego en la prórroga, la fortuna estuvo del lado de Argentina donde un gol con muy alto grado de dificultad de Maximiliano Rodríguez terminó por colocarlos en cuartos de final eliminando a México.
El 27 de junio de 2010 fue eliminado por la Selección Argentina con un marcador final de 3 - 1 favor Argentina después de que parecía que el conjunto Azteca tendría el dominio del juego, sin embargo una polémica decisión arbitral al no dar por invalidada una clara jugada de fuera de lugar termino por marcar el destino del partido en uno de los muchos momentos negros del arbitraje en esta Copa del Mundo. 
 

El "Gol Olimpico" no se llamaría así 
Un gol olímpico, en el fútbol, sucede cuando el balón lanzado desde el saque de esquina entra directamente en la portería contraria sin que toque a ningún otro jugador. Es una anotación poco común en el desarrollo de los partidos.
Recibe su nombre del gol marcado por el argentino Cesáreo Onzari, en el minuto 15 de juego del partido amistoso que su equipo ganó por 2 a 1, celebrado el 2 de octubre de 1924 en la cancha de Sportivo Barracas, jugando para la Selección Argentina contra Uruguay, flamante campeón en los Juegos Olímpicos de París.  

El "Caño" mas espectacular del mundo no sería tan espectacular 



El mejor equipo de América sería el Santos de Pelé. 
 La Máquina fue el apelativo de una formación del club River Plate, institución de la Primera División del fútbol argentino, que ganó varios campeonatos en la década de 1940. Se recuerda en particular, de aquel equipo, a la delantera compuesta por Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Loustau.
El apodo de "La Máquina" fue acuñado por Borocotó, importante periodista deportivo de la revista El Gráfico, para calificar el rendimiento del equipo, tras su victoria por 6 a 2 frente a Chacarita Juniors por la octava fecha del torneo de 1942. 
   Una foto nunca hubiera conmovido tanto al mundo del futbol 
 “El abrazo del alma”:
25 de junio de 1978, cancha de River. Argentina Campeón del mundo. Segundos después del pitazo final del árbitro, Ubaldo Matildo Fillol y Alberto “Conejo” Tarantini se arrodillan para fundirse en un sentido abrazo. Se acerca corriendo un espectador de nombre Víctor Nicolás Dell’Aquila, que en aquel entonces tenía 22 años.

“Los vi a los jugadores, al Pato Fillol y a Tarantini, ahí tan cerca… Se fundieron en un abrazo, por lo que debí frenarme. Las mangas de mi buzo se fueron hacia adelante, cuando Ricardo Alfieri disparó su cámara. Parece que nos abrazáramos juntos”, contaría D´Aquila años después. Había perdido sus brazos durante su infancia, en un accidente con un poste eléctrico en San Francisco Solano, donde vivía.
  El folclore del fútbol no seria tan divertido 
 No existiría el Potrero 

 Durante las décadas del 10 y del 20 predominó el llamado "amateurismo marrón", por el cual los clubes abonaban sumas de dinero a sus jugadores de manera informal y antirreglamentaria. Paralelamente, la práctica masiva se canalizó de modo casi exclusivo a través del llamado "fútbol de potrero", sin institucionalidad ni supervisión alguna, porque los clubes nunca organizaron la práctica recreativa del fútbol de la población, como tampoco lo hizo el sistema escolar. Este hecho sería decisivo para la creación de un estilo propio y original, denominado "criollo" o "rioplatense" y que será percibido como opuesto al estilo "inglés". 
    Real Madrid y España tendría a otro jugador como máximo ídolo 


Alfredo Di Stéfano jugó 31 con la selección española, de la cual se convirtió en el máximo goleador de la historia hasta que Emilio Butragueño rompió ese récord en 1990. También fue durante muchos años el máximo goleador de la historia del Real Madrid, club donde militó 11 temporadas anotando 307 goles en 403 partidos oficiales. Es considerado por la FIFA uno de los cuatro mejores jugadores de fútbol del siglo XX.



Hoy Chile no tendría ídolo. 
 Marcelo Bielsa entre agosto de 2007 y febrero de 2011 se desempeñó como entrenador de la Selección de fútbol de Chile . La misma tuvo en este período algunos de los mejores resultados de su historia, clasificándose al mundial después de tanto tiempo.


El Napoli y el Barcelona no serían lo mismo 

  No habrían tantas coincidencias 
  A Lionel Messi por su habilidad y estilo de juego lo han comparado a la leyenda del fútbol Diego Armando Maradona, que declaró al mismo Messi como su "sucesor".
Consiguió dos tantos que guardan un grandísimo parecido con los dos goles de Diego Armando Maradona contra Inglaterra en el Mundial de México de 1986. Uno de ellos se produjo el 18 de abril de 2007, durante las semifinales de la Copa del Rey contra el Getafe en el Camp Nou. Messi recibe el balón en el medio campo, escorado en la banda, inició la carrera hacia el área y eludió a cinco jugadores, incluido el guardameta, marcando así el segundo gol de su equipo en el encuentro. El gol fue inmediatamente comparado por la prensa mundial con el "Gol del Siglo", obra de su compatriota Diego Maradona en el Mundial de México 1986. La similitud con aquel gol fue digna de admiración por parte de los aficionados y de la prensa. En la conclusión del partido, Messi dedicó su anotación al retirado futbolista.
El segundo gol "maradoniano" ocurrió en la 37ª jornada de la Liga Española, el Barcelona se enfrentaba al Espanyol el 9 de junio de 2007. En el minuto 43 del primer tiempo, el jugador del Barcelona Gianluca Zambrotta envió un centro que rebotó sobre un defensor, para que luego Messi, al no llegar con su cabeza, introdujera el balón en el arco de Carlos Kameni con su mano izquierda, emulando así el gol de Maradona ante Inglaterra, conocido como la famosa Mano de Dios.




No habría lugar para la imaginación. 

Silvio Velo considerado el jugador más talentoso del planeta, nunca tuvo la posibilidad de ver y sin embargo enfrentó el inconveniente hasta llegar a cumplir su sueño: jugar al fútbol, viajar por el mundo y formar una familia numerosa. 

  La literatura y el fútbol nunca se hubieran llevado tan bien. 

19 de diciembre de 1971 es un cuento de ficción escrito por el escritor y humorista argentino, Roberto Fontanarrosa, en el cual habla sobre el día en que Rosario Central venció a Newell's Old Boys en la recordada semifinal del Torneo Nacional de 1971. El mismo, fue publicado en 1987, en el libro Nada del otro Mundo.
Si bien la historia es de ficción, este partido de fútbol entre los eternos rivales rosarinos fue real, y se disputó el 19 de diciembre de 1971 (título del cuento) en la cancha de River Plate, con resultado final favorable de 1 a 0 para Central con la recordada Palomita de Poy, tal como lo describe el cuento.

   El fútbol no coparía el Cine. 
En el cine, aún en tiempos del cine mudo, se realizó la película La barra de Taponazo (1932), sobre el goleador Bernabé Ferreyra, que contenía el tango "Taponazo", de Clauso y Tagini («al rematar las jugadas sos tan potente y tan diestro/que el día menos pensado me lo dejás tuerto al sol»). Al año siguiente se destacó la película Los tres berretines (1933), una de las que iniciaron el cine sonoro argentino, interpretada por Luis Sandrini, que desarrolla la idea de que los tres "berretines" (aficiones) de los argentinos eran el tango, el fútbol y el cine. Entre todas las películas sobre fútbol se destaca Pelota de trapo (1948) de Leopoldo Torres Ríos, protagonizada por Armando Bó y el niño Toscanito, considerada un hito del cine argentino.

Otras películas sobre fútbol son ¡Goal! (1936) de Luis José Moglia Barth, El cañonero de Giles (1937) con Luis Sandrini, Sacachispas (1950) con guión de Borocotó, Escuela de campeones (1950) con guión de Homero Manzi, El hincha (1951) sobre un argumento de Enrique Santos Discépolo y Julio Porter, El hijo del crack (1953) de Leopoldo Torres Ríos y Leopoldo Torre Nilsson, El cura Lorenzo (1954) con Ángel Magaña, El crack (1960) de José A. Martínez Suárez, Pelota de cuero (1963) de Armando Bó, La Raulito (1975) de Lautaro Murúa y con una recordada interpretación de Marilina Ross, La fiesta de todos (1979), de Sergio Renán, Fútbol argentino (1990) con guión de Osvaldo Bayer, El camino de San Diego (2006) de Carlos Sorín. 

  No habrían buenas publicidades de fútbol. 





No habría tantas lagrimas derramadas 
La final fue jugada por segunda vez consecutiva por Argentina y Alemania Federal, poco antes de su unificación con Alemania Democrática. Esta vez ganando los europeos por 1:0 con un controvertido penalti pitado por el árbitro Edgardo Codesal y convertido por Andreas Brehme en el minuto 86 de juego. La cara de tristeza de Maradona dio la vuelta al mundo. La misma cara se repite en todos los jugadores e hinchas cada vez que Argentina queda afuera de la competición.  
 No se corearía tan fuerte la Intro de un Himno.



Una selección no jugaría de Local en todos los mundiales. 
  En mundiales solo se escucharían las vuvuzelas.



Rooben no tendría ojos para otra hinchada. 




Nuestros rivales no seria tan humillados en un duelo de hinchadas






No habrían grandes caravanas 



Los hooligans no hubieran cobrado con cualquier barra chica 


La Barra de Maipú en 1986, trayendose de México un souvenir de los Ingleses.
  Los hinchas no dejarían todo lo que tienen para poner 


 Una hincha de Rosario Central poniendole el pecho a la situación. El de al lado, festeja.
  Habrían menos alumbrados públicos que arreglar   Un hincha de Dock Sud que se comió el cable del alumbrado público.
No habría un país tan generoso. 


Menem lo hizo. 

2 comentarios:

  1. Me encanto esta muy buen armado y cuanto! no te falto nada! jaja
    (que feo el mapita sin Argentina:(
    lo que mas me gusto:
    México hubiera llegado a 4tos de final
    Un relator nunca hubiera llorado tanto relatando un gol
    “El abrazo del alma”
    El Napoli y el Barcelona no serían lo mismo
    No habrían buenas publicidades de fútbol.
    No habría tantas lagrimas derramadas.. La cara de tristeza de Maradona dio la vuelta al mundo. La misma cara se repite en todos los jugadores e hinchas cada vez que Argentina queda afuera de la competición.
    No se corearía tan fuerte la Intro de un Himno.
    En mundiales solo se escucharían las vuvuzelas.

    llore!

    En definitiva
    No habria otro Sentimiento igual..♥

    muy bueno Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ole se te olvido, venezuela llegaria a un mundial o ganara la copa america =P, soy venezolano, yo digo la verdad =)

    ResponderEliminar